h1

Villartoso: una inscripción sobre teja del XVIII en euskera

enero 31, 2017
Villartoso: la teja inscrita

Villartoso: la teja inscrita

El verano pasado hizo un año que un apasionado de la cultura de nuestra tierra aparte de doctor en las complicadas disciplinas de una carrera de ciencias, mi pariente, convecino y amigo Javier, me llevó a su casa de Villartoso a enseñarme una teja inscrita localizada durante la rehabilitación de su tejado. Ya me había adelantado Javi su impresión a propósito del idioma y de la fecha, opinión que compartí con él en cuanto la vi. Aparte de constatar con perplejidad y sentido del humor que estábamos ante un texto de hace más de dos siglos, que parecía en euskera y que incluía a una persona de nombre Domingo (y no Txomin, véase sano humor en esta observación) poco más pudimos avanzar o descifrar. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios
h1

LAS CAMPANAS DE VALDECANTOS

junio 23, 2015
Las campanas desde poniente

Las campanas desde poniente

Un solsticio más resuenan las campanas de San Juan en el valle del Baos, de La Laguna a Santa Cruz, de Villartoso al Santo.

Llevamos ya casi una década en la que Emilio, con su voluntad y cariño por su pueblo, Valdecantos, se encarga de ello, y de que en esta fecha tan especial, iniciática y exotérica para muchos, de plenitud solar para todos… suenen protectoras las campanas que anuncian la primera fiesta del verano, la del Bautista, el último profeta. Es Juan el vínculo entre lo profano, los tiempos anteriores a Cristo, y la nueva Era marcada por la regeneración de quien ha inaugurado el año 0. Juan el Bautista y el solsticio de verano son ambiguos para un purista, Lee el resto de esta entrada »

h1

Fuente Marín (San Andrés de San Pedro / Oncala)

enero 14, 2015
Fuente Marín

Fuente Marín

Subir a la Sierra del Rodadero y descubrir todos sus altos alante hasta alcanzar el collado del puerto de Oncala es un recorrido fácil en coche desde que toda la línea de la sierra ha sido sembrada de aerogeneradores. Tomando la pista que sale algo más arriba de Torretarrancho hasta conectar con la Sierra de Alba, el recorrido nos llevará por el interfluvio Ebro-Duero, ora de cara a la Meseta, la altiplanicie adnamantina, ora, las más de las veces, de cara al interior de la Sierra, oteando desde su altura buena parte de la vieja comunidad de villa y tierra sanpedrana. Se mire al sur (Soria), se mire al norte (la profundidad de la serranía), la vista, el paisaje… sus sensaciones… raro, muy raro será que nos dejen indiferentes. Lee el resto de esta entrada »

h1

El San Juan Bautista de Valdecantos (Soria) y un canto a su (des)población

octubre 3, 2014
El Bautista restaurado

El Bautista restaurado

Fue allá por los finales de los 60 y primeros 70 cuando Valdecantos, prácticamente, se quedó vacío. Solo una pareja, el tío Pepe y la tía Isidra, aguantaron hasta su muerte, allá por 1993. Si ya para entonces buena parte del pueblo estaba en ruinas a partir de esos años la ruina se aceleró… poco más que un par casas y algún pajar se mantenían en pie tres lustros después. Desde entonces no es que hayan cambiado mucho las cosas pero, al menos, cierta ilusión por mantener viva la llamita de las raíces más entrañables ha hecho que en Valdecantos se junten cada año unas cuantas familias para festejar a su patrón El Bautista, San Juan Bautista. El verano pasado (2013), durante las fiestas de San Juan, Emilio nos contagió a unos cuantos sus ganas de restaurar la imagen del patrón y durante el aperitivo de fiestas acordamos, por empeño, que en las fiestas del presente estaría nuestro Bautista restaurado. Un año después, así ha sido: pedestal, mano y dedos amputados, espalda… ahora puede verse hasta el color de sus cejas, recién pintadas, gracias a la voluntad de media docena de familias sencillas y humildes, como todo lo que toca a Valdecantos, y a la buena mano en gestión de Antonio, nuestro cura. Lee el resto de esta entrada »

h1

Santiguarse con el agua de las Ninfas: la iglesia de Aldehuelas

septiembre 28, 2013

Ara Ninfas 2013 01bEl hecho de presignarse al entrar en la iglesia de Las Aldehuelas no tiene en sí más importancia que cualquier gesto vinculado al culto heredado de nuestros mayores: un pequeño acto ritual, mecánico e instantáneo, con el que predisponemos para el bien cuerpo y mente al entrar al templo, la casa de la divinidad. Y en Las Aldehuelas no es diferente… ¿o sí?.

Confiando en que no se interprete como falta de respeto, todo lo contrario, al hablar del panteón de este templo lo voy a hacer en plural, no sólo su patrona Nuestra Señora del Socorro habita la iglesia, también tienen aquí su altar unas frescas y jóvenes diosas que lo fueron de esta tierra: las Ninfas. Lee el resto de esta entrada »

h1

Villarijo y el eco literario de una placa republicana

junio 13, 2013
Placa republicana dedicando la plaza del pueblo a Ezequiel Solana

Placa republicana dedicando la plaza del pueblo a Ezequiel Solana

Uno de los encantos que para el forastero, especialmente el urbano, tiene la serranía soriana es su vacío humano, paisajes labrados por el hombre… sin hombres. Para descubrir poblados a los que la naturaleza frondosa está devorando no hace falta volar miles de kilómetros hacia lugares exóticos como las selvas centroamericanas, basta llegar a San Pedro Manrique y dejarse arrastrar por el Linares hasta alcanzar el Molino de la Media Legua, Vea… y después Peñazcurna y más allá, en el rincón último del Linares soriano… Villarijo. Lee el resto de esta entrada »

h1

Un antropomorfo diademado con ciervo en Oncala

marzo 19, 2013
Fragmento de estela con antropomorfo y cuadrúpedo, Oncala

Fragmento de estela con antropomorfo y cuadrúpedo, Oncala

la sistematización ‘clásica’ de las representaciones antropomorfas de la prehistoria reciente peninsular realizada por Almagro Gorbea distinguía dos tipos básicos, los gijarros-estela y las estelas de guerrero, localizadas la mayoría en el oeste y sudoeste de la Península. Las primeras eran representaciones de una figura humana adaptada en su contorno al soporte, una piedra erosionada por las aguas de un río (de ahí el término de guijarro) que raramente excedía del metro de longitud; la característica más llamativa de buena parte de estas piezas es que tienen en torno a su cabeza uno o dos círculos recorridos por trazos rectos paralelos, semejando radios, de ahí que se las conozca también como “estelas diademadas”. En el segundo tipo aparece grabado un individuo esquemático junto a cuadrúpedos y armamento, de ahí su denominación. La conexión entre ambas formas viene dada por que ciertos individuos de las estelas de guerrero tienen también la llamada diadema. Lee el resto de esta entrada »